top of page
  • Foto del escritorEsperanza Duarte

Aceptación vs Idealización

Últimamente he estado llevándome sorpresas no tan agradables por esperar cierta reacción o comportamiento de las personas que me rodean. Hasta llegue a sentirme molesta con algunas de ellas; al ver qué sus acciones o reacciones no eran como esperaba.

Luego de cavilar en el asunto y creer que la del problema era yo, debido a mis altas expectativas. Me di cuenta, de que sí, tengo mi buena cuota de culpa por andar idealizando el comportamiento de los demás.


Por imaginarme un determinado patrón de conducta. Cada persona es libre de reaccionar como desee. Y si no me gusta la forma en que reaccionan pues lo mejor es que tome distancia. Es lo más sano, así yo no intento modificar patrones de conducta ajenos y no me preocupo por cosas que no puedo cambiar.

Estoy clara de que aislarse y centrarse desmedidamente en uno, no es bueno. Que es necesaria la interrelación y todo ese bla bla bla -que tengo flojera de escribir ahorita- el cual asumo que ya ustedes saben.

Si a la Aceptación. No a la idealización.


La clave esta en aceptar a cada persona como es, nos guste o no. Tengo la libertad para escoger que tipo de personas quiero que me rodeen. Debo analizar mi entorno y tomar decisiones asertivas. Se trata de decidir, de tener cómo consejeros a personas capaces de ayudarme a ser mejor persona. Que sea un intercambio mutuo y sano.


Quizás ni yo, ni esas personas que me incomodan estamos en lo correcto. Pero si se es abierto a críticas constructivas y sugerencias muchas cosas cambiarían.

Así que los que acepten el intercambio eficaz de consejos y sugerencias, pues bienvenidos a mi entorno y los que no, pues que les vaya bien en su camino.



1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Polos opuestos

Tu tan vainilla y yo tan chocolate. Tu tan a la derecha y yo tan a la izquierda. Tu tan día y yo tan noche. Tan opuestos, pero a la misma vez tan atraídos el uno al otro.

Morada

No quería estarlo, Me negaba a estarlo, Pero cualquier intento de negación Era en vano, era tarde... Me sentía como en el medio de alta mar, en un bote. Gritando auxilio pero no había islas cercanas,

Improvisando

Como caminar en una senda desconocida. Con una brújula en la mano. Con la esperanza de poder llegar al norte sana y salva. Sin saber cuanto me falta por recorrer. A cuantos días y cuantas noches estar

Comments


bottom of page