top of page
  • Foto del escritorEsperanza Duarte

Esperando lo peor

Aunque muchas veces se esté preparado para una historia sin final feliz, nunca es suficiente, cuando llega el momento de la verdad, de igual forma te sentirás, sorprendido, golpeado, e inevitablemente dolido.


No podemos engañarnos a nosotros mismos, muchas veces cuando iniciamos alguna relación de amistad u otro tipo relación, sabemos desde un principio que esta no será duradera. El hecho de saber esta verdad anticipadamente no nos evita sufrir un poco cuando llegue el momento de la separación o de la ruptura.


Como seres humanos nos apegamos tanto a las otras personas o cosas que nunca estamos realmente preparados para dejarlas ir. Sucede lo mismo con la muerte, que aunque sabemos que todos algún día moriremos, nunca estamos preparados cuando llega la muerte de un ser querido. De igual manera le pasa a los padres con los hijos, cuando estos se van de la casa y toman su propio camino (se casan, se van a otro país, entre otros). Sucede lo mismo con las amistades y obviamente con las relaciones amorosas, sean largas o cortas.

De mas esta decir que cualquier tipo de separación es dolorosa, si bien es cierto que no podemos detener el tiempo ni mucho menos regresarlo al pasado, si podemos evitarnos pasar nuestro presente y gran parte de nuestro futuro lamentándonos o viviendo anclados en recuerdos de momentos, que simplemente ¡No volverán!

Porque en vez de cargar cada día con un saco pezado lleno de recuerdos alegres y tristes.

Podemos enfocamos en sacar lo bueno que nos haya dejado esa relación rota, ¡Aja! Tal vez tu relación no tuvo nada bueno, pero que mejor entonces que la separación, el hecho de volver a ser libre es una ventaja.

Dios y la vida te están dando una nueva oportunidad para volver a comenzar y para crecer, con esto no quiero decir que corras a buscarte otra persona intentado llenar el vacío, es cruel lo que te diré pero ese vacío nadie lo podrá llenar jamás. Los seres humanos somos únicos, por lo tanto nada será igual.

Recuerda tan bien que eso de que "un clavo saca otro clavo", no es justo para esa nueva persona. Porque recuerda tratar a los demás como quieres que te traten a ti. Entonces ¿Te gustaría ser “el clavo” de otra persona?

Pero con los ojos puestos en el por venir, puedes conseguir a una persona nueva y fresca que encajara muy bien contigo. En el caso de los amigos pues igual, date tu tiempo y no te vayas a las primeras, selecciona y escoge bien, ten en cuenta los errores del pasado y evita los que puedas evitar.


Por otra parte cuando se nos va un ser querido o un familiar ya es diferente, no volveremos a ver más nunca a esa persona. Pero podemos valorar cada momento feliz y divertido que pasamos junto a él o ella.

Creo que la moraleja de todo este palabrerío, es que aprendamos a ver lo bueno de las cosas que nos pasan. Aun en las cosas malas, sé que muchas de estas son realmente duras, crueles e injustas pero nada pasa por simple casualidad.


1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Polos opuestos

Tu tan vainilla y yo tan chocolate. Tu tan a la derecha y yo tan a la izquierda. Tu tan día y yo tan noche. Tan opuestos, pero a la misma vez tan atraídos el uno al otro.

Morada

No quería estarlo, Me negaba a estarlo, Pero cualquier intento de negación Era en vano, era tarde... Me sentía como en el medio de alta mar, en un bote. Gritando auxilio pero no había islas cercanas,

Improvisando

Como caminar en una senda desconocida. Con una brújula en la mano. Con la esperanza de poder llegar al norte sana y salva. Sin saber cuanto me falta por recorrer. A cuantos días y cuantas noches estar

留言


bottom of page