top of page
  • Foto del escritorEsperanza Duarte

Sentir, superar, vivir

Son muchas las veces en que he deseado no sentir, si "no sentir". Pero se sabe que no me refiero a los sentimientos en general, sino a cuando te sientes atraída por alguien que no te corresponde, o porque no, cuando de una u otra manera te “rompen el corazón” ansias “ser de hierro” y “no sentir”

Pero por mucho que tú o yo, no queramos sentir estamos conscientes de que vivir es sinónimo de sentir, y la vida no sería la misma si no tuviéramos la oportunidad de sentir.

Volviendo al “meollo del asunto”, me gustaría compartir lo siguiente:


¿Cómo puedo “matar” los sentimientos?

No tengo muy buenas noticas, es casi imposible, a veces pienso que algunos sentimientos nunca mueren, pero esa idea la explicare en otro párrafo.


Creo que una de las formas más viables para matar los sentimientos es no alimentándolos, los sentimientos se alimentan de esperanzas, ilusiones, reciprocidad, una vez que estas características no existan, el sentimiento se debilitara, eventualmente morirá. Es una muerte lenta pero se podría decir que “segura”.


Sentimientos que parecen zombies…

Muchas veces enterramos nuestros sentimientos, dejamos la tumba sin visitar ni limpiar porque no queremos recordar ni lo bueno ni lo malo, pero

repentinamente el sentimiento sale de su tumba, camina y empieza a atormentar tu existencia carcomiendo tu cerebro.

Si, así sin alimentarlo revivió. Pues no queda de otra que “matar al zombie” antes de que este se coma nuestro cerebro.


Entiérralo

Si, entierra ese sentimiento. Ponle una lápida. De vez en cuando llévale flores, y recuerda lo bueno, para que te alegres y lo malo, para que hagas memoria de todo lo que has cambiado y aprendido.

Considero que hay sentimientos que por mucho que trates de ocultarlos, olvidarlos, enterrarlos, matarlos o cremarlos no podrás. Parecen ser de esos que te acompañaran hasta que dejes de respirar. Entonces no queda otra opción que aceptar que estarán ahí, están enterrados, al menos no están vivos caminando por ahí en el jardín de tu mente.


No lo entierres, ¡cremalo!

Si es así, hay sentimientos que no merecen ser enterrados, porque lo mejor es erradicarlos de inmediato, entonces mi recomendación es que los cremes y asi dejaran de existir. Cremalos, esparce sus cenizas en el mar. Y se libre de ellos.

Y como leí en una frase de la cual desconozco cuál es su autor original:

“Se necesita oscuridad para poder apreciar la luz”



0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Polos opuestos

Tu tan vainilla y yo tan chocolate. Tu tan a la derecha y yo tan a la izquierda. Tu tan día y yo tan noche. Tan opuestos, pero a la misma vez tan atraídos el uno al otro.

Morada

No quería estarlo, Me negaba a estarlo, Pero cualquier intento de negación Era en vano, era tarde... Me sentía como en el medio de alta mar, en un bote. Gritando auxilio pero no había islas cercanas,

Improvisando

Como caminar en una senda desconocida. Con una brújula en la mano. Con la esperanza de poder llegar al norte sana y salva. Sin saber cuanto me falta por recorrer. A cuantos días y cuantas noches estar

Comentários


bottom of page