top of page
  • Foto del escritorEsperanza Duarte

Un café


De repente vuelvo a estar sola.

Sentada en la mesa de la esquina.


En el rincón de aquel café

al que solía ir frecuentemente.


Mientras estaba ahí sola como invisible.

Incomoda. Era lo mismo de siempre.

Estaba allí, un poco triste y un poco molesta.


Mientras observaba por fracciones de tiempo.

a cada una de las personas en ese lugar,

ellos por el contrario parecían no verme.


Cada uno de ellos estaba muy concentrado

en sus conversaciones o

en la atención de su respectivo acompañante.


Había gran variedad de acompañantes,

a juzgar por sus uniformes,

habían compañeros de trabajo,

por el parecido otros debían ser familia

y algunas parejas,

unos no paraban de reír y de mirarse con caras de embelesados.

Otros discutían y buscaban llegar a un acuerdo.

Y yo, seguía allí invisible

a la vez muy presente, en el rincón,

en esa mesa que se había vuelto mi rincón.


Tomándome un café como siempre solía pedirlo.

Continuara...



1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Polos opuestos

Tu tan vainilla y yo tan chocolate. Tu tan a la derecha y yo tan a la izquierda. Tu tan día y yo tan noche. Tan opuestos, pero a la misma vez tan atraídos el uno al otro.

Morada

No quería estarlo, Me negaba a estarlo, Pero cualquier intento de negación Era en vano, era tarde... Me sentía como en el medio de alta mar, en un bote. Gritando auxilio pero no había islas cercanas,

Improvisando

Como caminar en una senda desconocida. Con una brújula en la mano. Con la esperanza de poder llegar al norte sana y salva. Sin saber cuanto me falta por recorrer. A cuantos días y cuantas noches estar

Comentarios


bottom of page